Cabecera

29 de agosto de 2014

Suscripciones RSS y newsletter
Buscar:
Arrivederci amore, ciao
(2006)

Vuelve Michele Soavi
Por Paco Latorre
(01/12/2006)

El regreso de Michele Soavi no es tal si tenemos en cuenta que ha pasado los últimos años rodando películas para televisión (medio al que otros compatriotas de canalladas, como Lamberto Bava, se han visto también confinados), pero siempre es buena noticia que un autor del calibre de Soavi reconduzca su carrera de nuevo hacia la gran pantalla. Por desgracia, este retorno de Soavi a las salas de cine (por lo menos a las italianas, y de ahí mi duda en calificarla como “review” o “avance” ¿la veremos por aquí aunque sea en DVD?) no es, valga la redundancia, un retorno a su (nuestro) género, sino una aproximación al thriller, a las películas de polis y cacos, a hacer cine negro de autor a lo De Palma o Scorsese y convertir “Arrivederci amore, ciao” dentro de su filmografía en su “Atrapado por su pasado” (Carlito's Way, 1993) particular. Y vaya, viendo el resultado, uno queda contento, pero siempre le quedará el regusto de que ojalá Soavi hubiese hecho una de las nuestras.

Para empezar todo atisbo de supuesta desgana atribuible al autor de “La secta” (La setta, 1991) se diluye desde que uno ve su implicación en el guión y la fotografía aparte de su labor como director, es más, ¿quiénes somos nosotros para decirle a Michele Soavi que películas debe de hacer? El problema está en que dentro de autores tan personales como lo ha sido el italiano, uno espera que los patrones que rigen su universo fílmico particular siguieran ahí: esa puesta en escena que hacía de lo que en otras manos supondría caspa infame algo con tintes pictóricos melodramáticos (“Aquarius”, 1987, sin ir más lejos) y esa sensibilidad para captar la más profunda (y cruel a la par que sensible) poesía en lo esotérico (“Dellamorte Delamore”, 1994, y jamás en mi presencia nadie la llamará por su título en castellano). Soavi hace en “Arrivederci amore, ciao” un trabajo más propio de un artesano made in Hollywood a lo Tony Scott sin dejar de lado a los ya referidos De Palma y Scorsese, hay poco de un estilo europeo en ella, ni tan siquiera unos ecos lo suficiente claros de film noir, sino un dramatismo en forma y fondo de thriller. Pero tiene garra, tiene ritmo y tiene una trama que aunque nos sepamos ya de memoria (redención-tragedia-huída) engancha, estando, puestos a comparar, por encima de la media de todos los thrillers norteamericanos de factura contemporánea que salpican nuestras pantallas. Las escenas de acción no tienen que envidiar para nada a algo parido por el sobrevaloradísimo Michael Mann (por cierto, hace poco un compañero de la revista escribía lo mismo: gracias a quien sea no estoy sólo en el universo), convertido por obra y gracia crítica en el rey de la acción seria, con dramatismo, con contenido; los niveles de violencia son tan altos como en “Casino” (Casino, 1995) o “Uno de los nuestros” (Goodfellas, 1990, aprovecho también para decir que nunca he sido un fiel seguidor de Martin Scorsese, así que me la trae al pairo) y hay soluciones visuales de esas que Soavi sabía regalarnos y otras que no se ha cortado en tomar prestadas (Brian de Palma al caso).

Arrivederci amore, ciao” no es una película sobresaliente. Por lo menos es prácticamente imposible que al menos yo califique así a una película de esta naturaleza porque no es el tipo de cine que me más me emociona y me hace vibrar; pero es muy entretenida, tiene un oficio impecable y no se convierte en simple pasto para un espectador al que trata sin cuidado: busca ofrecer algo digno y lo consigue, para sí misma y para quien la ve. Ante todo supone la recuperación para el público de un gran director de cine, y, personalmente, la esperanza de que quizás en un futuro próximo Michele Soavi vuelva al terreno al que puede que injustamente le hemos asociado para volver a crear una nueva joya del género fantástico, género que es lo que es y que amamos tanto gracias al trabajo de unos cuantos como él. Mientras tanto disfrutaremos sin prejuicios de “Arrivederci amore, ciao”. Sería una pena no hacerlo.

Arrivederci amore, ciao

Ficha técnica
Director: Michele Soavi; Guión: Marco Colli / Franco Ferrini / Michele Soavi / Gino Ventriglia adaptando la novela homónima de Massimo Carlotto; Fotografía: Gianni Mommolotti; Música: Andrea Guerra; Montaje: Anna Napoli; Casting: Flaminia Lizzani; Maquillaje: Enzo Mastrantonio; Vestuario: Maurizio Millenotti; Efectos especiales: Sergio Stivaletti; Efectos visuales: Pablo Mariano Picabea / Christian Gazzi.
Cast: Alessio Boni (Giorgio Pellegrini), Michele Placido (Vice-commissario Ferruccio Anedda), Isabella Ferrari (Flora), Alina Nedelea (Roberta nicknamed 'Robi'), Carlo Cecchi (Sante Brianese), Antonello Fassari (Sergio Cosimato), Marjo Berasategui (Francisca), Riccardo Zinna (Pasquale aka 'Vesuviano')
Italia, una producción Exception Wild Bunch / MBAC / RAI Cinema / StudioCanal Urania; Productores: Conchita Airoldi (productora ejecutiva) / Marco Colli (productor asociado) / Dino Di Dionisio / Luisa Pistoia (productora asociada.
107 minutos; Color; Idioma original: Italiano; Ratio original: 1.85:1; Estrenada en Italia el 24 de febrero de 2006.

Sipnosis
Giorgio es un antiguo terrorista que tras pasar varios años exiliado formando parte de la guerrila centroamericana decide volver a Italia para empezar d enuevo. Pero una persona con su pasado sólo puede tener una salida: la violencia, y acosado tanto por la policía como por el mundo del hampa su vida se convertirá en un laberinto sin salida lleno de traición y crimen.

Fotos




 

Revista Fantastique. Los contenidos son propiedad de sus autores; todos los derechos reservados